Apnea del Sueño

¿Qué es la apnea del sueño?

La apnea del sueño, también denominado Síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS), es un trastorno común que consiste en pausas respiratorias u obstrucción de la vía aérea superior por periódos cortos de tiempo a la hora de dormir.

Dependiendo de las causas, se puede distinguir tres tipos de apneas:

  • Obstructivas del sueño: es la más frecuente y se debe a una oclusión de la vía respiratoria, produciendo una interrupción del flujo aéreo y provocando que la persona se despierte frecuentemente. En la mayoría de los casos, estas interrupciones del sueño no suelen ser recordadas.

  • Del sueño central: debido a que el cerebro deja de enviar las señales apropiadas a los músculos que controlan la respiración, provocando la inactividad de los mismos. La vía respiratoria permanece abierta y este tipo de interrupciones sí son recordadas cuando la persona se despierta del sueño.

  • Del sueño mixta: aquellos casos que comienzan como una apnea central y con el tiempo acaba teniendo un componente obstructivo.

Importancia de un tratamiento de apnea del sueño

En condiciones normales de sueño, no existe obstrucción de la vía respiratoria y se puede respirar con tranquilidad. Las causas por las que se produce apnea del sueño son:

  • El dormir boca arriba provoca un descenso de las estructuras que componen la vía aérea superior, pudiendo dificultar la respiración y causar la apnea.

  • Obesidad.
  • Poseer una mandíbula más pequeña que el maxilar superior.
  • Tener amígalas y/o los adenoides lo suficientemente grandes que causen la obstrucción de la vía respiratoria.

Beneficios de un tratamiento de apnea del sueño

  • Mayor energía y concentración.
  • Menos dolores de cabeza por la mañana.
  • Reducción de la irritabilidad.
  • Mejora de la memoria.
  • Incremento de la capacidad para realizar ejercicio.
  • Reducción de la tensión arterial.
  • Disminución del riesgo de ictus e infartos de miocardio.
  • Incremento de la productividad en casa y en el trabajo.
  • Mejora general de la calidad de vida.

Tratamiento de apnea del sueño en tres pasos

Diagnóstico personalizado
 Tratamiento rehabilitador
Seguimiento y controles periódicos

Preguntas frecuentes

La apnea del sueño (SAOS) tiene como manifestaciones más significativas:

  • Somnolencia.
  • Irritabilidad.
  • Ronquidos.
  • Sequedad en la boca.
  • Asfixia o dificultad para respirar durante el sueño.
  • Interrupciones o pausas en la respiración (apneas).
  • Arritmias cardiopulmonales.
  • Visitas frecuentes al baño por las noches.

Si la apnea del sueño (SAOS) no se trata, incrementa el riesgo de padecer:

  • Disminución la calidad de vida.
  • Pérdidas de memoria y de concentración, con la posibilidad de sufrir accidentes.
  • Hipertensión.
  • Fatiga crónica.
  • Diabetes.
  • Cardiopatías e infartos de miocardio.
  • Aparición de enfermedades cerebrovasculares (embolias, hemorragias y/o Ictus).
  • Sobrepeso u obesidad
  • Un cuello o una lengua grandes.
  • Malformaciones y/o deformidades congénitas en las vías aéreas.
  • Tejido sobrante u obstrucción de las vías aéreas por amígdalitis y/o adenoides.
  • Tabaquismo y alcoholismo.
  • No fumar, al menos antes de acostarse.
  • Controlar el peso. El 80% de los pacientes diagnosticados de apnea del sueño son obesos.
  • No beber bebidas alcohólicas antes de acostarse, puesto que el alcohol reseca y deshidrata.
  • Procurar no dormir boca arriba, porque facilita el ronquido y las obstrucciones en la respiración.

Aseguradoras

Con la garantía de: