Pulpotomía

¿Qué es una pulpotomía?

El tratamiento de pulpotomía consiste en la eliminación de la pulpa de la corona dental o nervio del diente dañado por caries o traumatismos, con la finalidad de mantener la integridad y la salud de los tejidos orales.

Es un tratamiento exclusivo de dientes temporales o de leche, por lo que no se realiza en dientes definitivos.

¿Cuándo es necesario un tratamiento de pulpotomía?

Cuando un diente ha sido afectado por caries o traumatismos, la finalidad del tratamiento es intentar mantener la vitalidad de la pulpa radicular, de modo que el diente pueda seguir funcionando con normalidad aunque sea eliminada la pulpa de forma parcial (pulpotomía) o total (pulpectomía).

El tratamiento pulpar es una técnica conservadora, orientado a preservar el diente de leche en boca el máximo tiempo posible, y con ello evitar la extracción y colocación de un mantenedor de espacio. Si se realiza la extracción de los dientes temporales demasiado pronto, los dientes definitivos perderán su guía de erupción y saldrán en posiciones que no les corresponden.

Tratar el nervio de un diente temporal no interfiere en absoluto con el futuro diente definitivo, puesto que cada uno tiene su propio nervio.

Beneficios de un tratamiento de pulpotomía

  • Ausencia de dolor espontáneo o persistente.

  • Aumentar el tiempo de permanencia de los dientes temporales o de leche después de ser dañados.

  • Ausencia de sensibilidad a la percusión y a la palpación.

  • Preservar el espacio del arco dentario y alteraciones en la masticación.

  • Ausencia de signos radiológicos patológicos.

  • Prevenir la aparición de hábitos linguales u otras parafunciones.

  • Evitar problemas de fonación

  • Evitar efectos psicológicos en el niño o niña debido a la pérdida de la estética dental producido por la extracción de los dientes.

Tratamiento de pulpotomía en tres pasos

Diagnóstico
Pulpotomía del diente
Revisión

Preguntas frecuentes

La pulpotomía estará contraindicada en presencia de signos o síntomas que indiquen afectación del tejido pulpar remanente, tales como dolor espontáneo, dolor a la percusión, movilidad anormal, fístulas, reabsorción radicular interna, calcificaciones pulpares, reabsorciones externas patológicas, radiolucidez periapical e interradicular o excesivo sangrado.

Después de realizarse un tratamiento de pulpotomía, el niño o la niña se encontrará bajo los efectos de la anestesia local durante unas horas. Se recomienda alimentación de dieta blanda hasta que la sensación de adormecimiento desaparezca.

Una pulpotomía es el tratamiento parcial sobre un nervio, por tanto el éxito o fracaso de este procedimiento depende del grado de afección en la raíz del diente.

En caso de fracaso se puede realizar de nuevo una pulpectomía, dependiendo del estado de los tejidos radiculares. Si vuelve a fracasar será necesario extraer la pieza dental y colocación de un mantenedor de espacio.

Aseguradoras

Con la garantía de: