Higiene bucodental

Cepillado de los dientes

La salud bucal cada vez preocupa a más personas, tener una boca y encías sana proporciona una estética dental saludable y alejar el mal aliento en la boca. Las enfermedades odontológicas, entre otros factores, son debidas a una incorrecta o insuficiente limpieza en dientes y encías.

Una buena higiene dental comienza por un correcto cepillado, acompañado por el uso de hilo dental y de irrigador dental, seguido de una dieta sana y equilibrada baja en azúcares, evitando el consumo de alcohol y del tabaco.

Cepillado correcto de los dientes

El cepillado de los dientes debe ser un hábito diario y es recomendado realizarlo después de cada comida, o al menos de dos a tres veces al día, especialmente por la noche antes de irse a dormir. Un correcto cepillado conlleva:

  • Utilizar un cepillo de textura mediana, cabeza pequeña y puntas redondeadas y una pasta dental adecuada a cada persona. En la actualidad existe gran variedad de cepillos y de pastas dentales para prevenir diferentes patologías dentales, tales como caries, sarro, gingivitis, sensibilidad dental, etc.
  • Movimientos cortos y suaves, desde la encía a cada una de las piezas dentales, prestando especial atención a la línea de la encía, los dientes posteriores de difícil acceso y las zonas alrededor de obturaciones, coronas y otras reparaciones.
  • Cepillado y limpieza de la lengua de atrás hacía adelante.
  • Una duración aproximada de dos a tres minutos.
  • Sustitución de los cepillos de dientes aproximadamente cada tres meses.

Un cepillado incorrecto provoca la aparición de caries, placa bacteriana o problemas periodontales.

Cepillado manual vs. cepillado eléctrico

La frecuencia y la duración del cepillado, junto con el manejo correcto del cepillo influirá directamente en la cantidad de bacterias que se elimina. Varios estudios reflejan que determinados cepillos eléctricos son mejores en comparación con los manuales, no obstante ambos tipos pueden ser eficaces si se siguen ciertas recomendaciones.
  • La técnica de cepillado es diferente en cada tipo. El cepillo eléctrico lleva velocidad de giro en el cabezal que facilita realizar un buen cepillado si tenemos menos destreza. sin embargo en el cepillo manual todo el peso de los movimientos recae en nosotros mismos.
  • Los cepillos eléctricos actuales cronometra el tiempo de cepillado, muy útil para no finalizarlo antes de lo debido. Además, algunos modelos llevan un sensor de presión (luz roja o pitido) para no ejercer más fuerza de la normal y no provocar lesiones.
  • Los eléctricos son altamente recomendables en niños y personas mayores que pueden carecer de suficiente destreza a la hora del cepillado.
  • Ambos cepillos deben ser recambiados cuando finaliza su vida útil, cada tres meses aproximadamente, siendo necesario cambiar el cepillo si el cepillo es manual y el cabezal si es eléctrico. Un buen truco es cambiarlo en cada estación del año.

Técnica bass o de barrido 

La técnica de bass o de barrido es la más recomendada por su eficacia, permitiendo mantener una buena higiene bucodental.  Su uso está especialmente recomendado en aquellas personas que sufren enfermedades periodontales y consiste en seguir el orden de unos pasos muy sencillos:
  • Colocar el cepillo de manera horizontal respecto a la línea de las encías, formando un ángulo de 45º.
  • Realizar pequeños movimientos de barrido en sentido horizontal, siempre en sentido de la encía a cada una de las piezas dentales, incidiendo en el surco gingival.
  • Efectuar movimientos de limpieza de cada diente durante 10-15 segundos aproximadamente.
  • Limpiar las caras vestibulares, oclusales y linguales.
  • Muy Importante no olvidar la limpieza de la lengua,  con movimientos de atrás hacía adelante.

Técnicas para reforzar la higiene bucodental

Hilo dental

El hilo dental se recomienda utilizarlo al menos una vez al día y su utilización ayuda a la eliminación de la placa bacteriana y de las partículas de comida almacenadas entre los dientes, que el cepillo dental no alcanza a limpiar. La técnica de uso consiste en:

  • Cortar unos 45 cm de hilo dental y enrollar la mayor parte alrededor del dedo anular, dejando entre tres y cinco centímetros para poder trabajar.
  • Mantener estirado 2-3 cm de hilo entre los dedos y deslizar suavemente con movimientos de zig-zag de arriba hacía abajo sobre la superficie del diente y también debajo de la encía.
  • Limpiar cada diente a fondo utilizando una sección limpia del hilo dental, a medida que avanza de diente en diente.
  • Para extraer el hilo, utilice el mismo movimiento de atrás hacía adelante, retirándolo hacía arriba y apartándolo de los dientes.

Irrigador dental

La limpieza por irrigador dental es una técnica de higiene bucodental que, combinada con el cepillado, se consigue mejores resultados. Consiste en dirigir el agua a presión hacia la zona de las encías y por la distintas zonas bucales, siendo muy importante regular adecuadamente la presión del aparato, para evitar posibles lesiones si se utiliza de manera incorrecta. Se aconseja empezar por las zonas posteriores y terminar por anteriores, siempre mirando hacia el lavabo. Su uso diario consigue:

  • Eliminar una mayor cantidad de restos de comida, retrasando la aparición de caries, sarro o enfermedades periodontales.
  • Controlar la inflamación de las encías, reduciendo su sangrado y aumentando la salud de las mismas.
  • Reduce y reviene el mal aliento.
  • Mayor sensación de limpieza y frescor.

Los irrigadores dentales es muy recomendado en paciente que buscan una higiene especialmente concienzuda, siendo además, muy aconsejable en pacientes con ortodoncia e implantes dentales, permitiendo eliminar con mayor facilidad los restos de comida acumulados en las zonas de difícil acceso con el cepillado tradicional.

Cepillos interproximales

Cuando el hilo dental no es suficiente para eliminar de forma completa los restos de comida entre los dientes, se aconseja el uso del cepillo interdental. Además, los cepillos interdentales están indicados para las personas que llevan ortodoncia, debido a que permite limpiar exhaustivamente cada recoveco entre los brackets y los dientes. Pasos para su uso:
  • Deslizar el cabezal por el espacio interdental con movimientos horizontales y de fuera hacia dentro de la boca.
  • Ejercer una mínima presión sobre los dientes y envías. Un cepillado agresivo puede dañar el esmalte de los dientes y/o encías.
  • Realizar este mismo proceso, poniendo el foco en la cara interior del diente.
  • Repetir esta rutina en cada uno de los espacios interdentales que puedan necesitar ser limpiados.
Por último, recordar que aunque existan pastas específicas para este tipo de cepillos, no deben utilizarse si no ha sido recomendado por tu odontólogo/a.

Recomendaciones

  • Escoger el cepillo y la pasta de dientes adecuado.
  • Cepillar los dientes todos los días, sin olvidarse la lengua y encías.
  • Usar hilo dental como complemento al cepillado diario para eliminar los restos de alimentos acumulados entre los dientes.
  • Utilizar irrigador bucal, especialmente en pacientes con ortodoncia e implantes dentales.
  • No intercambiar los cepillos de dientes.
  • Lavar el cepillo con algún antiséptico bactericida.
  • Evitar la humedad prolongada de sus filamentos y no utilizar la funda para cubrir el cabezal. 
  • Renovar el cepillo dental cada tres meses y el cepillo interproximal cada cuatro o cinco días.
  • Dieta sana y variada.
  • Visitar al dentista cada seis meses o una vez al año.

En clínica Salcodent ofrecemos a todos nuestros pacientes la posibilidad de concertar una cita para desarrollar técnicas de higiene oral. Para nosotros es un placer enseñar buenas prácticas para mantener una correcta higiene bucal en cada boca.

Tenemos la mejor financiación para tu tratamiento

Preguntas frecuentes

En el mercado existe una gran variedad de cepillos dentales, con formas y tamaños diferentes, por lo que a veces resulta difícil escoger el más adecuado. En Clínica Dental Salcodent recomendamos tener en cuenta:

  • Textura media (nunca duros), más ideales para eliminar los restos de comida y luchar contra la placa bacteriana.
  • De cabezal pequeño, para poder llegar a todas las zonas de la boca, incluyendo las piezas molares de difícil acceso.
  • Con puntas redondeadas para no dañar el esmalte.

El cepillo de dientes es el instrumento de higiene oral más utilizado para limpiar dientes y encías. Formado por unos filamentos activos capaces de eliminar la placa bacteriana, su vida útil no debe ser superior a tres meses, debido a que los filamentos estarán muy deteriorados y serán poco efectivos.

La boca está constantemente en contacto con las bacterias, por ello lavarse los dientes a diario permite mantener una buena higiene dental.
En Clínica Dental Salcodent recomendamos cepillarse dos o tres veces al día, y con especial cuidado antes de ir a dormir. Respecto a la duración, es recomendable un cepillado de entre dos y tres minutos por sesión.

El irrigador dental no sustituye a cepillado, si no como refuerzo a la limpieza bucal diaria. En Clínica Dental Salcodent aconsejamos:

  • Consultar siempre el manual de uso del aparato.
  • Utilizar a diario, cada vez que se cepillen los dientes y con una duración no superior a los cinco minutos cada dos horas.
  • No utilizar en caso de tener una herida abierta en la boca y/o en la lengua.
  • Limpiar el irrigador bucal de manera sistemático.

Otras publicaciones

Oscurecimiento dental
Oscurecimiento dental
Higiene bucodental
Higiene bucodental
Piscina y salud bucodental
Piscina y salud bucodental
Sensibilidad dental
Sensibilidad dental
Lactancia y Maloclusiones
Lactancia y Maloclusiones
Férula dental: Qué es y para qué sirve
Férula dental: Qué es y para qué sirve

Con la garantía de:

Don`t copy text!