Piscina y salud bucodental

Durante todo el año existe gran afluencia de personas a las piscinas para la práctica de deportes acuáticos (natación, waterpolo, aquagym, etc.). Con la llegada del verano, las altas temperaturas invitan a disfrutar de las piscinas y anima a pasar muchas horas en ellas.

Sin embargo, ¿el agua de la piscina puede llegar a perjudicar nuestros dientes?. A continuación, explicamos las razones y las recomendaciones para seguir disfrutando sin preocupaciones.

El cloro y la salud bucodental

Bañarse en la piscina es totalmente saludable, ayuda a eliminar el calor y el sudor corporal. Para mantener un estado óptimo en el agua de las piscinas, son tratadas por componentes químicos como el cloro, que en contacto con nuestra boca provoca una descompensación con el pH de la saliva. Un exceso de cloro o una exposición prolongada al mismo puede afectar a nuestra salud bucodental, produciendo una alteración en el esmalte de los dientes y estimulando la aparición de sarro. A esto se le denomina “sarro del nadador” y ocurre en las personas que habitualmente pasan más de seis horas en el agua a diario.

El pH de la saliva normalmente se encuentra entre valores de 6,5 y 7, mientras el cloro provoca que el pH del agua se sitúe entre el 7,2 y 7,6. Esto hace que las proteínas de la saliva se descompongan rápidamente y aparezcan depósitos en los dientes, formando así la placa bacteriana y el sarro.

Piscinas de agua salada

Las piscinas de agua salada son más recomendables, para nuestra salud en general. En odontología se utiliza el agua salada porque ayuda a eliminar infecciones y a la cicatrización de heridas, por tanto el contacto de este tipo de aguas no repercute en la salud bucodental.

Salud dental en los deportistas acuáticos

Los deportes acuáticos  aportan beneficios para el organismo y refuerzan la musculatura de todo el cuerpo. Sin embargo, la exposición prolongada al cloro provoca la aparición de manchas marrones o amarillentas en los dientes, sobre todo en los dientes anteriores.

En la mayoría de los casos, el número de horas de entrenamiento no puede reducir la exposición directa de los dientes al cloro. Por ello los deportistas tienen una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades periodontales, siendo  muy importante una higiene bucal muy estricta con el cepillado de los dientes y encías varias veces al día, para mantener al sarro lejos de su boca.

Cuando un deportista tiene sarro en sus dientes, este debe ser eliminado mediante una limpieza dental profesional, siendo el tratamiento más eficaz que dejará su boca completamente limpia.

Recomendaciones

Para disfrutar de un buen baño en la piscina no es necesario ser un deportista profesional o de élite. En clínica Dental Salcodent recomendamos:

  • Evitar pasar más de seis horas en una piscina.
  • Cepillar los dientes y encías tres veces al día.
  • Uso de enjuagues bucales sin alcohol y con flúor.

Preguntas frecuentes

El cloro provoca que el pH del agua se sitúe en base o alcalina (entre el 7,2 y 7,6), provocando el descenso del Ph de la saliva de nuestra boca. Esta descompensación produce la alteración rápida de las proteínas de la saliva y la aparición de depósitos en los dientes, dando lugar a la formación de placa bacteriana que, al mineralizarse, se convierte en sarro.

El sarro puede manchar los dientes dándoles un tono marrón o amarillento. Si este se acumula y no es eliminado, puede dar lugar a enfermedades periodontales como la gingivitis o la periodontitis.

Las piscinas tratadas con cloro pueden dañar el esmalte dental de los bañistas, provocando sensibilidad dental o hipersensibilidad dentinaria cuando el pH del agua de la piscina es excesivamente ácido.

En pacientes con sensibilidad dental, la exposición de la dentadura con el cloro de forma prolongada puede provocar un mayor desgate del esmalte, por lo que se recomienda el cepillado de dientes y encías cuando finalice los baños.

Tenemos la mejor financiación para tu tratamiento

Otras publicaciones

Piscina y salud bucodental
Piscina y salud bucodental
Sensibilidad dental
Sensibilidad dental
Lactancia y Maloclusiones
Lactancia y Maloclusiones
Férula dental: Qué es y para qué sirve
Férula dental: Qué es y para qué sirve

Con la garantía de:

Don`t copy text!